jueves, 18 de julio de 2024
Cargando...

La ONU advirtió que el operativo militar en Nuseirat podría constituir un crimen de guerra

 

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) denunció que los bombardeos israelíes en zonas densamente pobladas de Gaza, como los perpetrados hace pocos días sobre un campo de refugiados para rescatar a cuatro rehenes y que causaron 274 muertos y cientos de heridos palestinos, pueden constituir un crimen de guerra. La ONU también destacó que está «profundamente consternada de que los grupos armados palestinos continúen reteniendo a muchos rehenes, la mayoría civiles». Con la guerra entre Israel y Hamas entrando su noveno mes, el movimiento islámico palestino presentó una respuesta «positiva» al acuerdo de alto el fuego propuesto por Estados Unidos.

Operativo israelí «en tela de juicio»

Para el vocero de la Acnudh, Jeremy Laurence, «la forma en que se llevó a cabo la incursión en una zona tan densamente poblada pone seriamente en tela de juicio que las fuerzas israelíes respetaran los principios de distinción, proporcionalidad y precaución establecidos en las leyes de la guerra». 

Las tropas israelíes irrumpieron el sábado en el campo de Nuseirat, en el centro de Gaza, para rescatar a cuatro rehenes secuestrados en el ataque islamista del 7 de octubre contra el sur de Israel. El ministerio de Salud del gobierno de Gaza, territorio controlado por Hamas, dijo que en esa operación murieron 274 palestinos y casi 700 resultaron heridos.

Preguntado sobre la credibilidad de esas cifras, Laurence dijo que antes del 7 de octubre la ONU siempre había confiado en las informaciones del ministerio de Salud del gobierno de Hamas que eran «muy cercanas al 100 por ciento de exactitud». Aunque con la guerra dispone de menos acceso para comprobar estas cifras, Laurence aseguró que el alto comisionado cuenta todavía con contactos en el terreno «que son confiables».

El vocero de la ONU también arremetió contra el prolongado secuestro de israelíes por parte de los grupos palestinos. «Al tener rehenes en zonas tan densamente pobladas, los grupos armados están poniendo las vidas de los civiles palestinos, además de las de los rehenes mismos, en un mayor riesgo«, aseguró Laurence, quien instó a que los rehenes no estén cautivos en zonas civiles porque, en cierto modo, sería usarlos «como escudos humanos», algo que constituye «una violación grave».

La sección de derechos humanos de Naciones Unidas indicó que apoya totalmente la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad en la que se pide un alto el fuego total y completo en Gaza, la liberación de los rehenes en poder de los grupos armados palestinos, la devolución de los restos de los rehenes muertos y el intercambio de prisioneros palestinos. Laurence sostuvo que otra prioridad inmediata debe ser el flujo total y sin restricciones de ayuda humanitaria a la desesperada población gazatí.

La misión israelí de la ONU en Ginebra reaccionó subrayando que el alto comisionado «por fin se dio cuenta que Hamas utiliza a los palestinos como escudos humanos». En un comunicado, la misión destacó que sin embargo «en lugar de adoptar una posición clara y coherente contra esta estrategia odiosa, ha tomado la costumbre de calumniar a Israel, esta vez por haber salvado a nuestros rehenes».

Frenar el «horror» en Gaza

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió en Jordania la apertura de todas las rutas posibles para el ingreso de ayuda humanitaria a la Franja de Gaza, donde el «horror» debe parar de inmediato. Guterres se expresó así durante su intervención inaugural en la Conferencia Internacional de Respuesta de Emergencia para Gaza que se celebra en la región del mar Muerto de Jordania.

En su presentación el secretario general de la ONU expresó su respaldo al plan para una tregua y la liberación de rehenes israelíes en manos de Hamas presentado por el presidente estadounidense Joe Biden, y pidió a todas las partes a que aprovechen «la oportunidad y lleguen a un acuerdo». «El horror debe parar. Ya es hora de un alto el fuego en paralelo a una liberación incondicional de los rehenes Pido a todas las partes respetar sus obligaciones bajo la ley internacional humanitaria, y eso incluye la entrega de ayuda tanto hacia como dentro de Gaza», dijo Guterres.

En ese sentido el secretario general de la ONU indicó que «todas las rutas hacia Gaza» deben estar operativas y el uso de «las rutas terrestres es crucial». Desde el inicio del conflicto, hace ya ocho meses, Israel bloqueó el acceso de ayuda a Gaza y ésta solo ha entrado por el cruce de Rafah, fronterizo con Egipto y ahora cerrado, o por el paso de Kerem Shalom.

Guterres también señaló que la seguridad de los funcionarios de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa) es vital para la entrega de ayuda, y que las partes deben «asegurar su seguridad», además de requerir el uso de equipos de seguridad y comunicaciones que sean proporcionales a los riesgos que tiene trabajar en una zona de conflicto.

Hamas busca un acuerdo

En un comunicado conjunto, Hamas y la Yihad Islámica presentaron este martes su respuesta a la última oferta de tregua con Israel y expresaron su disposición «positiva» a alcanzar un acuerdo de alto el fuego en Gaza, en la que es su primera respuesta oficial desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presentara hace 10 días una propuesta de tregua.

«La respuesta da prioridad al interés de nuestro pueblo palestino y a la necesidad de detener por completo la agresión en curso contra la Franja de Gaza», indicaron los grupos palestinos en el comunicado sobre la oferta. Además insistieron en la necesidad de que Israel se retire totalmente de Gaza y entregaron su respuesta oficial a las delegaciones de Egipto y Qatar, mediadores del conflicto junto con Estados Unidos.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien se encuentra de gira por la región por octava vez consecutiva, reiteró en estos últimos días que solo faltaba el «sí» de la organización islamista para sacar adelante esta propuesta dividida en tres fases, que contempla un plan para el fin de la guerra. En Jordania Blinken anunció una nueva ayuda de Washington de 404 millones de dólares para los palestinos, destinado a atajar la crisis humanitaria. 

En las últimas horas Israel volvió a insistir en que no pondrán fin definitivo a la guerra antes de lograr sus tres objetivos: mermar las capacidades militares y civiles de Hamas, hacer que ya no sea una amenaza para Israel y traer de vuelta a casa a los 116 rehenes que siguen cautivos. «La propuesta que se presentó permite a Israel cumplir estos objetivos y así lo haremos», dijo un breve comunicado atribuido a un funcionario israelí, en los únicos comentarios que llegaron desde el gobierno de Benjamin Netanyahu.

Por su parte Estados Unidos confirmó haber recibido la respuesta de Hamas. «Nuestro equipo la está mirando, tal y como creo que están haciendo los qataríes y los egipcios. Debemos reservarnos los comentarios hasta que hayamos tenido la oportunidad de examinarla en su totalidad«, dijo a la prensa el portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, John Kirby.

Fuente: Pagina12

También podría interesarte

Comentarios de Facebook

Noticias Relacionadas