martes, 28 de mayo de 2024

El corazón de un gobierno

 

Desde Río de Janeiro

El corazón de un gobierno antineoliberal –como el de Lula– son las políticas sociales. Entre ellas, políticas educativas, políticas de salud, políticas culturales, entre otras.

Las prioridades son políticas contra la exclusión social, a favor de transformar a los individuos en ciudadanos, es decir, en sujetos de derechos. Un gobierno antineoliberal no prioriza políticas de ajuste fiscal, sino políticas de integración social.

Brasil ha sido un país que poco a poco está saliendo del neoliberalismo. En el neoliberalismo, el eje de la economía es el capital financiero. No el capital financiero que financia la producción, la investigación, el consumo. Es capital especulativo, que vive de las tasas de interés más altas del mercado de capitales sobre inversiones productivas.

En los últimos años, la economía brasileña ha sido impulsada por la especulación financiera, el mercado de capitales, centrado en una política de ajuste fiscal, en detrimento de las inversiones productivas, la creación de empleo y la distribución del ingreso. El gobierno Lula prioriza las políticas sociales, la creación de empleo, la distribución del ingreso y la lucha contra la exclusión social.

A Lula todavía le quedan tres años de su mandato actual, más otros cuatro, si efectivamente se presenta a la reelección y gana las elecciones. Serían siete más con Lula. Sería un período especial que no se puede desperdiciar. Se presta a la formulación de un gran proyecto estratégico, para romper y superar el neoliberalismo, proyectando el futuro de Brasil en la primera mitad de este siglo.

Los programas anuales del gobierno son antineoliberales. Estos programas chocan con el capital especulativo, transformando la sociedad brasileña. Las políticas sociales del gobierno proyectan así una sociedad que supere el neoliberalismo. Pero también es necesario romper, en la economía, con el papel del capital especulativo, como eje de la economía. Este es el principal objetivo de la lucha para superar el neoliberalismo.

Al ser consultada, la población siempre elige las políticas de salud como las más importantes. A medida que la gente empieza a vivir más, las políticas de salud se vuelven más importantes. Cuando Nisia Trindade fue nombrada ministra de Salud, me atreví a decir que era un lujo tener a alguien como ella en ese cargo. Por sus calificaciones y por ser Presidenta de FioCruz.

Es una buena persona, una buena persona, una de las personas que más necesita Brasil. Sólo he estado con ella unas pocas veces, pero estoy orgulloso de ser su amigo. Me indignaron las acusaciones contra ella, sin ningún fundamento, por parte de parlamentarios brasileños de derecha, que no tienen ninguna conexión con los problemas fundamentales que enfrentan los brasileños.

El listado de acciones del Ministerio de Salud nos dice lo que hace un gobierno que cuida de la población brasileña. Entre ellos: la cobertura de vacunación, la farmacia popular, la reducción de las colas de cirugía electiva, más médicos, un Brasil sonriente, el aumento de los equipos de Salud de la Familia, la ampliación de los programas Telesalud, el Nuevo Pac Saúde y Samu para Todos, además de la reanudación de los trabajos suspendidos.

En la nueva política industrial brasileña, la salud es la segunda misión y su objetivo es garantizar el acceso a productos y tecnologías que mejoren las condiciones de salud y la autonomía del país, que hoy importa el 90% de las materias primas necesarias para la producción de vacunas y medicamentos, una vulnerabilidad que mostró su cara más terrible durante la pandemia de COVID 19.

Un gobierno con corazón es un gobierno enfocado en políticas sociales. Que, como dice Lula, cuida de la gente.

Fuente: Pagina12

También podría interesarte

Comentarios de Facebook

Noticias Relacionadas