miércoles, 29 de mayo de 2024

No se llama locura, se llama política

 

En el artículo «La raíz patológica del socialismo y el eterno retorno», Diego Sztulwark lee a Milei. Disecciona un tipo de pensamiento que representa la contracara de lo que muchas veces florece en nuestro propio campo de ubicaciones. De un lado y del otro de la arena política nos encontramos con una misma lectura, la teoría de la locura y la enfermedad mental (del alma, en versión Milei) para explicar lo que agita las propias pesadillas. Nos enteramos, o en todo caso queda más expuesto, que si Milei representa el combate recalcitrante y sin límites a nuestras existencias es porque somos su pesadilla y nuestra vida lo desvela. Según Milei, en la medida en que no nos rendimos a la evidencia de la digna lucha por el imperio absoluto del capital que es lo que al fin nos liberará de enredos ideológicos, así como liberará a las víctimas presentes y futuras de este “adoctrinamiento”, nos hemos vuelto o siempre lo hemos sido, la enfermedad a “curar”. Se trata, según parece, de curar ese adoctrinamiento que persevera en enfermar almas, en contrariar lo que debería ser nuestro destino, es decir, la aceptación sumisa, “inteligente” y feliz de un destino -llamado “fin de la historia”- que podría redimirnos y devolvernos al horizonte libertario de una promesa de vida mejor, si es que aceptamos, y sobre todo entendemos, las reglas de juego. Deberíamos, dice Milei, entregarnos a la salud.

También podría interesarte

En el artículo «La raíz patológica del socialismo y el eterno retorno», Diego Sztulwark lee a Milei. Disecciona un tipo de pensamiento que representa la contracara de lo que muchas veces florece en nuestro propio campo de ubicaciones. De un lado y del otro de la arena política nos encontramos con una misma lectura, la teoría de la locura y la enfermedad mental (del alma, en versión Milei) para explicar lo que agita las propias pesadillas. Nos enteramos, o en todo caso queda más expuesto, que si Milei representa el combate recalcitrante y sin límites a nuestras existencias es porque somos su pesadilla y nuestra vida lo desvela. Según Milei, en la medida en que no nos rendimos a la evidencia de la digna lucha por el imperio absoluto del capital que es lo que al fin nos liberará de enredos ideológicos, así como liberará a las víctimas presentes y futuras de este “adoctrinamiento”, nos hemos vuelto o siempre lo hemos sido, la enfermedad a “curar”. Se trata, según parece, de curar ese adoctrinamiento que persevera en enfermar almas, en contrariar lo que debería ser nuestro destino, es decir, la aceptación sumisa, “inteligente” y feliz de un destino -llamado “fin de la historia”- que podría redimirnos y devolvernos al horizonte libertario de una promesa de vida mejor, si es que aceptamos, y sobre todo entendemos, las reglas de juego. Deberíamos, dice Milei, entregarnos a la salud.

Ahora bien, no quiero extenderme en los argumentos de Milei, ya desmenuzados por Diego Sztulwark, sino en otra cosa. Me resultó muy interesante advertir que participamos con diversos argumentos de una teoría similar: la teoría causal de la locura y la enfermedad. Nosotros (quienes nos reconocemos de izquierda o del campo popular) no hace tanto le hemos atribuido o adjudicado a Milei diagnósticos parecidos. Loco, desquiciado, enfermo. Quien es hoy presidente en funciones nos evalúa y nos nombra: enfermos del alma, cáncer a extirpar (la historia de nuestro país tiene capítulos dolorosísimos al respecto). En todo caso, lo que me importa señalar es que lo que deja en evidencia el análisis mileiano no es solamente su crueldad (nada que no supiéramos aun cuando todavía no llegamos a conocer del todo el alcance que eso tiene), sino muy en especial esa teoría, de la que también nosotros –creo yo– nos tenemos que cuidar. La teoría que explica y ubica a quien se sitúa en la vereda contraria a la propia, desde las coordenadas que fija la representación de locura o enfermedad. Algo a curar, encerrar, aislar. Ellos nos curarían a la fuerza, coherentes con la crueldad que les caracteriza, nos desecharían como elementos parasitarios de potencia contagiosa y peligrosa. Nosotros, a veces con “buenas intenciones” y preocupaciones éticas, proponemos análisis que explican lo que “le” ocurre. «Está loco». 

El socialismo no es una enfermedad, no lo es, así como tampoco lo es el capitalismo, ni el fascismo. No son «desvaríos». Tampoco es un problema de sentimientos nobles versus sentimientos equivocados o viles. No se trata, no lo creo, de definir quién entiende mejor de qué hay que salvar y rescatar a la humanidad, del otro enfermo y peligroso, quién se adueñará del verdadero significado libertario o emancipador, según el caso.

Estamos hablando, finalmente, de lecturas. Cada quien lee como puede y como quiere. Estamos discutiendo modos de leer, y estamos discutiendo ideas políticas. Con Ana Berezin hemos escrito al respecto, en estas mismas páginas. “No se llama locura, se llama fascismo” y “Los hijos del fascismo” apuntan a eso, intentaban plantear que no estamos donde estamos a causa de ninguna locura, sino que este escenario responde a un plan, y que construye las subjetividades desde hace… ¿cuánto tiempo?
Sí, pensamos distinto, queremos mundos distintos y nosotros no renunciamos ayer ni tampoco hoy a quererlo, a insistir en que eso queremos. Por eso peleamos, resistimos, discutimos, escribimos…. Por eso también vivimos. 

Por último, como trabajadores del campo de la salud mental, decimos, por suerte no somos pocos, que nos cuidemos de las teorías de la locura. Que nos cuidemos por ejemplo del higienismo que ha sido y sigue siendo responsable de no pocos desastres a lo largo y lo ancho de la tierra y su historia. No estamos inmersos en un campo de discusión de diagnósticos de psicopatologías o patologías. Estamos disputando modos de leer y modos de habitar el mundo. De construir mundos distintos. A lo que nos enfrentamos, precisamente, no es a la locura, sino a la cordura y la racionalidad fascista, que tiene hijos sanos.

La pregunta por la Derecha y sus modos de leer (y de leernos) seguirá siendo puntapié de trabajo crítico de lectura y escritura. Me importa hoy decir una vez más que también es importante ocuparnos de cómo leemos nosotros. Porque ni el sufrimiento padecido ni la experiencia que nos tocó y/o decidimos tener en la historia, por sí mismos, nos hacen buenos lectores. Y sí. Habrá más penas y olvidos

Fuente: Pagina12

Comentarios de Facebook

Noticias Relacionadas