lunes, 22 de abril de 2024

Domhnall Gleeson: «Prefiero tener una buena vida a una buena carrera»

 

Compartió pantalla varias veces con su padre Brendan y apareció en megafranquicias como «Star Wars» y «Harry Potter», pero en los últimos tiempos se acostumbró a tener sus propios protagónicos.

Cuando Domhnall Gleeson era un joven actor, destacaba en un determinado tipo de papel, y no era el de protagonista romántico. Su primer papel importante fue el del bobalicón Davey en la comedia negra de Martin McDonagh The Lieutenant of Inishmore, por la que fue nominado a un Tony cuando sólo tenía 23 años. «En esa obra», dice, «alguien me corta todo el pelo con un cuchillo. Tengo un gato al que disparan y que explota toda su sangre sobre mí. Luego me meten la cabeza en el gato muerto. Y la gente se reía de eso». Hace una pausa, pensando en lo que puede significar ser bueno en los papeles «divertidamente patéticos», como él los llama. «Creo que era una parte de mi personalidad a la que podía acceder fácilmente. Así que la noción de ser suave o atractivo me era ajena, porque no era así como me veía a mí mismo».

Pero entonces su padre, Brendan Gleeson, nominado al Oscar por Los espíritus de la isla (también escrita por McDonagh), lo sentó y le habló. Me dijo: ‘Vas a tener que empezar a verte a vos mismo de esa manera si querés que te tengan en cuenta para esas cosas'», recuerda el actor de 40 años, con su acento irlandés calentando la sala. «Me llevó mucho tiempo aprender a verme a mí mismo. Tardé mucho tiempo en darme cuenta de ello, o en permitírmelo, y trabajé con un par de personas muy importantes al principio de mi carrera que me dijeron: ‘Podés hacerlo’. Es algo increíblemente generoso decírselo a otra persona, ¿sabés?».

Gleeson Jr. se ha consolidado como actor protagonista. Ha interpretado a un viajero en el tiempo en la comedia romántica de Richard Curtis Cuestión de tiempo, a un programador en el psico-thriller de ciencia ficción Ex Machina y a un gurú de la vida en la serie de viajes por carretera Run. Y vuelve a hacerlo en su nueva serie de televisión, el drama Alice & Jack, en el que él y Andrea Riseborough interpretan a dos personas enamoradas que no pueden vivir el uno con el otro, pero tampoco pueden vivir el uno sin el otro. «A menudo, el romance puede ser muy, muy complicado», dice Gleeson, con sus ojos tristes asomando a través de sus pestañas rojas como una frutilla. El amor también te joderá».

La serie transcurre a lo largo de 15 años, en los que el Jack de Gleeson se casa con otra mujer (interpretada por Aisling Bea). Tras tener un hijo en común, se divorcian, pero sus sentimientos por Alice nunca desaparecen. A Gleeson, que se ha casado recientemente, le gusta especialmente que el drama muestre cómo pueden empezar a formarse grietas en un matrimonio fuerte y sano. «Y tratar de ser un buen padre en medio de todo eso es jodidamente duro», dice: él no tiene hijos, pero acaba de convertirse en tío por primera vez. «Ir a trabajar todos los días, estar completamente enamorado de alguien que no te corresponde, es horrible», añade. «Creo que a veces la gente odiará a estos personajes. Se hacen mucho daño a sí mismos y a la gente que les rodea. Pero cuando están juntos de vez en cuando, te das cuenta de que están en casa cuando están juntos. Y no pueden escapar de eso».

La enorme variedad de la carrera de Gleeson puede resumirse en un año: 2015. En esos 12 meses se estrenaron cuatro películas que protagonizó. Todas ellas nominadas a los Oscar, eran completamente distintas: Ex Machina, Brooklyn, Star Wars: El despertar de la Fuerza y El renacido. También ha habido muchos más tipos «divertidamente patéticos» -le cortaron los dedos como forajido en Temple de acero, de los hermanos Coen- repartidos entre papeles en megafranquicias como Harry Potter (Bill Weasley) y la misma Star Wars.

También ha trabajado con Angelina Jolie en Inquebrantable, y con Tom Cruise en Barry Seal: Solo en América, y dice que ambas fueron experiencias positivas. «A menudo las malas experiencias son con personas que se sienten inseguras de su lugar en las cosas y actúan para mantener su estatus. O intentan desesperadamente controlar las cosas porque no sienten que tengan el control. Esas personas megavatios no necesitan más control. Lo tienen todo si quieren».

Todos los años recibe un regalo de Cruise, pero no el rumoreado pastel de coco que el actor estadounidense envía a todos sus amigos. «Recibo chocolates increíbles», dice, haciendo una pausa como si no estuviera seguro de si debería revelar esta información tan secreta. «Ah, no sé, quizá, no sé si debo…». Decide que está bien. «Sí, tengo mucha suerte y espero, cada año, recibir esta cosita de los chocolates más extraordinarios».

Gleeson era el mayor de cuatro hermanos y creció en Malahide, un barrio costero de Dublín, en los años ochenta. Desde pequeño quiso actuar -su padre dejó la enseñanza para convertirse en actor cuando Gleeson tenía sólo ocho años- y actuó en producciones escolares de Grease y El Rey Lear. Las carreras de padre e hijo han estado interrelacionadas desde el principio, y Gleeson debutó en el cine a los 21 años en el cortometraje de McDonagh Six Shooter, que también protagonizó su padre y ganó un Oscar.

Siempre había pensado que la carrera de su padre «tenía onda», pero aún había momentos embarazosos de papá. Por ejemplo, el primer gran papel de Brendan, en el drama histórico Corazón valiente, dirigido y protagonizado por Mel Gibson. «Recuerdo cuando todos se levantaron el kilt y mostraron el culo a la cámara», dice Domhnall. «Es tan divertido, las cosas que te importan cuando sos joven y estás en el instituto. Estaba muy preocupado. Estaba como -pone una cara muy seria- «Oh no. Esto es… no. Oh, Dios».

Trabajar con su padre no siempre ha sido sencillo. Ambos formaron parte del reparto del drama irlandés de 2014 Calvary -realizado por el otro hermano McDonagh, John-, en el que Brendan interpretaba a un cura de pueblo y Domhnall a un caníbal al que visita en la cárcel. Empezaron a hablar de su escena antes del rodaje, pero descubrieron que cada uno tenía ideas totalmente opuestas sobre cómo hacerla. «Pensé: no estaríamos teniendo esta conversación si yo no fuera tu hijo. Tengo que hacerlo a mi manera y llegar con mis propias ideas», dice Gleeson. «Así que nos presentamos el día y no hablamos. Y luego hicimos juntos esta escena brillantemente horrible, en la que teníamos que sacarnos siete sombras emocionalmente. Y me encantó».

Él, su padre y su hermano Brian (también actor) -que han aparecido juntos en muchos proyectos- evitan hacerse críticas constructivas no solicitadas. «A menos que te la pidan, no creo que tengas que ofrecérsela, porque es un lugar muy delicado en el que ponerte a ti mismo, sacando cosas al mundo. Y luego sentirte juzgado por tu familia vuelve a ser peor».

La carrera de Gleeson no ha estado exenta de críticas. La tercera película de la trilogía de Star Wars, El ascenso de Skywalker, fue vapuleada por los fans y la crítica. Gleeson sólo participó en ella una mínima parte, por lo que el asunto no le ha «quitado el sueño». «Uno quiere que todo le guste a todo el mundo, pero es imposible», dice. ¿Lee las críticas? «Si no tenés nada que hacer en todo el día, y estás entre dos trabajos, es difícil no echar un vistazo. Porque estás en paro y alguien susurra detrás de esa puerta, y querés inclinarte para oír. La única vez que las críticas duelen es si dicen algo con lo que estás de acuerdo, porque de lo contrario podés estar en desacuerdo con lo que alguien dice, y eso está bien. Todo el mundo tiene un punto de vista diferente, y a todo el mundo le gusta un arte diferente».

Gleeson como Bill Weasley en Harry Potter.

Cuestión de tiempo, una película sentimental que hace que a varios espectadores se le salten las lágrimas cada vez que la ven, pero que no fue tan bien acogida por la crítica, es otro ejemplo. Gleeson interpreta a Tim, un hombre que hereda la capacidad de viajar en el tiempo y que intenta editar su pasado con la esperanza de mejorar su futuro. El actor recuerda que le impresionó hasta qué punto el director de la película, Curtis, lleva su corazón en la manga. «Para mí fue una lección de que vivir tu vida con amor es superimportante. Hacer esa película y trabajar con Richard tuvo un gran efecto en mi vida. ¿Todo eso de sus comedias románticas? Nada de eso es falso. Es su forma de actuar en el mundo».

Recuerda que las críticas fueron variadas. Un crítico lo llamó «Hugh Grant pelirrojo… en lugar del auténtico». «Fue un rodaje largo y me dejé la piel en él», dice. «Todos lo pasamos muy bien y yo creía en el mensaje de la historia. Y luego, cuando se estrenó, la gente se mostró muy recelosa, y están en su derecho. A mí tampoco me gustan todas las comedias románticas. No pasa nada. Pero yo quería que saliera bien, no sólo por egoísmo, sino porque me encantaba». Dice que siente que el aprecio por Cuestión de tiempo creció con los años, y que los fans se le acercan a menudo para hablar de ella. «¿Pero el pelirrojo Hugh Grant?», se ríe. «Me encanta Hugh Grant y soy pelirrojo, así que ahí no hay nada de qué quejarse. Si lo dicen de forma sarcástica, ¡que se jodan!».

Hay algunos proyectos que desearía que fueran más populares, como la comedia Frank of Ireland, que hizo con su hermano Brian. Se emitió en el Channel 4 británico durante una temporada en 2021. «Es la serie más estúpida de la historia, pero estoy muy orgulloso de lo estúpida que es», dice. «No tuvo la repercusión que esperábamos».

La estupidez, o más bien la tontería, le sienta bien a Gleeson. Está naturalmente en casa haciendo de payaso. No se queda quieto. En un momento parece estar intentando una versión vertical de la posición del «cangrejo», con sus largos y pálidos brazos echados hacia atrás por detrás de la cabeza y las manos apoyadas contra la ventana. Al siguiente, estira su envergadura hacia el sofá, con las puntas de los dedos colgando del borde. Es encantador, ligeramente desgarbado y terriblemente arrepentido. «Hablo demasiado tiempo y con demasiadas frases circulares, es una pesadilla con la que tener que lidiar después, lo siento mucho». Después de hablar, bajo al vestíbulo a trabajar y él se arrastra a mi lado, haciéndome dar un respingo. «¡Quería ver lo que escribías sobre mí!», suelta, y luego se escabulle riendo.

Parece un hombre muy de su tierra, un pájaro hogareño. Sigue viviendo en Dublín, donde creció, y faltó a todas las ceremonias de entrega de premios en ese gran año de su carrera, 2015. «No me daba ganas», dice. «En su mayor parte, solo tenés que sentarte allí durante cuatro horas mientras pasan cosas, y eso es grandioso, nunca me quejaré de ello». Dice que prefiere una tarde en el pub con los amigos.

Ha pasado mucho tiempo en Irlanda durante el último año y medio, después de tomarse un largo descanso tras Alice & Jack. «Realmente tengo que estar en casa con la gente que quiero… Tengo un sobrino por parte de los Gleeson, es el primero, y quiero estar cerca para eso».

¿Se ha planteado alguna vez trasladarse a Hollywood? «Todo el mundo quiere que su carrera esté en un lugar mejor, así que hay montones de cosas que me gustaría estar haciendo, y montones de trabajo que me gustaría poder encontrar. Me pregunto si estaría más cerca si estuviera en Estados Unidos. Pero prefiero tener una buena vida a una buena carrera». Se ríe. «Me encantaría tener las dos cosas».

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Fuente: Pagina12

Comentarios de Facebook

También podría interesarte

Noticias Relacionadas