jueves, 30 de mayo de 2024

Estamos frente a un exceso de delirio

 

Dora Barrancos definió la coyuntura junto a Daniel Filmus, Jorge Geffner y Nora Bär. Se debatió sobre el rol de la educación y de la ciencia en el anarcocapitalismo. «La idea de hacer este libro surgió el día después del discurso inaugural de Milei, en el que no hizo referencia ni a la ciencia ni a la tecnología, y en términos de educación, solo lo hizo para criticar la educación pública”. señaló el ex ministro. «Esto es mucho más que un ajuste», subrayó Geffner.

No fue necesariamente la presentación de un libro. Lo que concitó las presencias de Daniel Filmus, Jorge Geffner, Dora Barrancos y Nora Bär durante la noche del domingo en el stand del Grupo Octubre en la Feria del Libro (el 705 del Pabellón Azul) se trató más bien de una charla que tuvo un libro como objeto y, a su vez, de una especie de previa de lo que sí será la presentación oficial de ¡Afuera!, El lugar de la ciencia y la tecnología en el anarcocapitalismo -el libro en cuestión, coordinado por Daniel Filmus y publicado por la Editorial Octubre- prevista para el sábado 11 de mayo a las 14.30, en el sitio citado. “¿Cómo fue que vinimos a parar a esto? es la pregunta que nos tortura todos los días?”, fue el disparador de Barrancos, para empezar a buscarle respuestas al encuadre conceptual de la conversación, vinculado al rol de la educación y de la ciencia en el anarcocapitalismo. 

“Todavía no terminamos de escudriñar el asunto. Me cuesta decir el apellido del padre de Conan, pero la verdad es que se podría decir que se trata de un fenómeno con una estructura mental totalmente anárquica ante la cual John Locke, el iniciador del llamado contrato social, se moriría, porque él pensaba que de no haber un organizador llamado Estado nos estaríamos despanzurrándonos unos a otros. Estamos ante un personaje muy difícil de asir y su problemática más constante está en una cierta fijación autoritaria cuando habla de desterrar los bienes que ha podido garantizar el Estado”, embistió en firme la socióloga e historiadora, ante un público que desbordó ampliamente el espacio asignado a él, en el stand. “Creo que lo que hay en la ilogicidad de la logicidad de este personaje es un claro remedo de lo que está ocurriendo con las extremas derechas en el mundo (…) Efectivamente, estamos frente a un exceso de delirio, pero lo que más nos preocupa es la producción autoritaria de ese delirio. Espero que no cunda este delirio mañana con la aprobación de esas falsificaciones llamadas Bases”, finalizó Barrancos, entre vivas y aplausos.

Jorge Geffner, quien reemplazó a otro de los invitados originales, el biólogo Alberto Kornblihtt, afectado por un cuadro de dengue, también ensambló el espíritu de la charla con el tratamiento de la Ley Ómnibus, básicamente para pedir a los diputados que no voten por la positiva. “Si no logramos revertir las políticas en curso, en pocos meses vamos a vivir un vaciamiento profundo de todos los sectores de investigación científica, y de la vida universitaria. Por eso mañana (por hoy) es un día importante. Por supuesto que hay que rechazar todo el proyecto de ley, y de hecho hemos estado hablando con varios diputados al respecto, pero hay un artículo, el 3, que fue incorporado ahora, y que habilita cerrar los organismos de ciencia, como el Banco de Datos Genéticos, entre muchos otros. Es algo tremendamente peligroso. Si nosotros nos quedamos con que solo estamos enfrentando un severo ajuste, le pifiamos… esto es mucho más que un ajuste. El objetivo de este gobierno es destruir todo lo importante que tiene el Estado, en función del bienestar en términos de educación y salud públicas”, expresó el doctor en bioquímica, que denunció además un veloz éxodo de becarios e investigadores científicos durante los últimos cuatro meses. “Estamos asistiendo también a una pérdida inmensa de recursos humanos. Existen ofertas para ellos, no solamente en Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia, sino también en Chile, Uruguay y Brasil, que incluso implementó un programa de repatriación activa como en su momento se hizo en la Argentina”, alertó Geffner, que no escribió ninguno de los artículos del libro, pero sí tuvo mucho para decir, respecto del rol de la ciencia y la educación en estos tiempos raros.

Quienes sí escribieron en ¡Afuera!, además de Barrancos y Kornblihtt, fueron Sonia Alesso, Victor Moriñigo, María Bielli, Eduardo Dvorkin, Gabriela Dranovsky y Daniel Ricci, que estarán presentes en la presentación del libro el sábado 11, bajo el predicho objeto de defender, desde diferentes miradas y ángulos, el rol central del Estado en la educación, el conocimiento, la ciencia y la tecnología, frente a la voracidad del mercado y su capacidad destructiva. “La idea de hacer este libro surgió el día después del discurso inaugural de Milei, en el que no hizo referencia ni a la ciencia ni a la tecnología, y en términos de educación, solo lo hizo para criticar la educación pública”, expresó Daniel Filmus, el orador final, presentado por la periodista especializada en ciencia Nora Bär, que ofició de moderadora. “Esto hizo que empecemos a leer qué es lo que plantea esta gente, porque no se trata de un individuo. Hay un pensamiento que tiene connotaciones globales, y una concepción muy elaborada detrás, que quiere plantear en la Argentina la destrucción del Estado. No se trata, tal como se dijo acá, de una política de ajuste y por eso en el libro se plantea poner en debate, discutir y desmenuzar esas ideas, para proponer un proyecto de país transformador”, desarrolló el ex ministro.

Fuente: Pagina12

También podría interesarte

Comentarios de Facebook

Noticias Relacionadas